Caja de Jubilaciones y Pensiones Bancarias 
 
| Principal | Contáctenos |
 

ENTREVISTA CONCEDIDA A
CARTA POPULAR - 14 DE JULIO DE 2006

     
   
   


Caja Bancaria: Historia y elaboración colectiva en peligro

          El presidente de la Caja de Jubilaciones y Pensiones Bancarias Leomar Pastorino entrevistado por Carta Popular hizo referencia a la historia de la institución, a la situación actual y a las salidas que se presentan al día de hoy para el tema.
          La Caja de Jubilaciones y Pensiones Bancarias (CJPB) abrió sus puertas en el año 1925. En el artículo 1º de la Ley Orgánica de 1943 se consagra la condición de “instituto gremial privado con fines públicos”.
          Algunos de sus principios básicos se manifiestan como: “la vocación de solidaridad de un gremio para construir un seguro social digno, la directa participación de los interesados en su administración, autonomía jurídica y financiera compatible con los marcos legales y con los intereses del resto de la comunidad”. (1)
          El 14 de mayo la institución conmemoró sus 81 años de existencia en el marco de un momento crítico para la historia de la Caja, donde registra un déficit operativo de cuatro millones de dólares.
          El presidente de Caja Bancaria Leomar Pastorino señaló las ideas que se han planteado hasta el momento para enfrentar la situación. La que conforma el punto de partida fundamental es el Proyecto que planteó la CJPB en el año 2001.
          La búsqueda de soluciones para salvar la institución aparece como un punto de inflexión en relación a los últimos 20 años donde se plantearon propuestas para reformar la Carta Orgánica que no fueron tenidas en cuenta.

  • “Nos importa destacar que ha sido una creación colectiva”

          El presidente de la Caja señaló que un elemento a destacar es que la institución con sus 81 años de existencia ha sido una creación colectiva y se preservó por su gestión llevada adelante por un Consejo Honorario que integra todos los órdenes que tienen intereses concretos.
          Por otro lado, el presidente es un delegado del Poder Ejecutivo, que preside el organismo a manera de árbitro entre los intereses de los trabajadores, o sea del capital y del trabajo.
          Pastorino señaló que “esto ha sido la garantía en la gestión, lo que ha permitido el éxito. Cuando digo éxito digo que se ha mantenido la historia laboral desde el primer afiliado. Nosotros tenemos prácticamente informalidad cero de las empresas que están afiliadas, morosidad cero, o sea las empresas pagan en tiempo y forma”.
          Estos elementos señalados por el presidente “han permitido que esta institución haya podido prestar pasividades dignas, porque de eso se trata. Cuando se habla de pasividades privilegiadas yo puedo entender si se compara con el desastre que es la Seguridad Social del país. Por suerte ahora tiende a cambiar a partir precisamente de una gestión del Banco de Previsión Social, similar a la que nosotros tuvimos históricamente”.

  • “Lo que conseguimos no lo vamos a echar por la borda”

          El presidente de la Caja señaló: “lo que conseguimos no lo vamos a echar por la borda y vamos a hacer todos los esfuerzos por defender esto, claro en una difícil coyuntura, porque todos sabemos lo que está pasando el país, cómo ha quedado luego de 150 años de administraciones blancas y coloradas. Y evidentemente este tema de la Caja Bancaria es otro de los temas pesados, que los gobiernos anteriores le han dejado a nuestro gobierno frenteamplista”.
          La Caja Bancaria alertó a los distintos gobiernos desde 1986 de la situación que se iba a dar, pero los proyectos presentados no fueron atendidos.
          La falta de voluntad política es uno de los motivos por lo cuales no se tuvieron en cuenta los planteos. “Todos sabemos que hace 20 años se impulsó la reforma de Seguridad Social hacia un régimen de capitalizaciones individual. Nuestra experiencia es un mal ejemplo para esas políticas en materia de Seguridad Social que se impulsaron, precisamente porque la Caja Bancaria es una experiencia de capitalización colectiva. De alguna manera es una institución privada pero con finalidad pública”.

  • La situación actual de la Caja

          La situación que vive la Caja Bancaria en la actualidad es consecuencia de un déficit operativo mensual de cuatro millones de dólares. La relación activo pasivo está en 0,73 a 1 demográfica, déficit que sería mayor si los jubilados no se hubiesen puesto una retención de sus pasividades que devuelven al fondo jubilatorio, según señaló Pastorino.
          El uso de reservas permitiría llegar hasta el 2008. En el 2003 y 2004 se obtuvieron aportes complementarios, por parte de las empresas de un 4,5 y un descuento de las pasividades de un 10%, ambos recursos vencerán el 31 de marzo de 2007, pero se prevé para esa fecha que la reforma esté encaminada.

  • Proyecto del 2001

          Las soluciones que están planteadas en la actualidad, la CJPB las planteó en diciembre del 2001, elevando al Poder Ejecutivo un proyecto de ley que no tuvo respuesta.
          Pastorino señaló respecto del proyecto que “evidentemente han pasado cosas que nos dicen que aquel proyecto del 2001 evidentemente tiene que ser reformulado, pero de alguna forma en aquel proyecto hay algunas cosas para rescatar hoy”.
          “Precisamente, propuestas de financiación no tradicionales, como son los aportes patronales y personales. Si nosotros planteamos el impuesto a algunas transacciones financieras como forma de que, entre otras cosas, el desarrollo tecnológico que hoy ocupa tanta mano de obra, precisamente que las empresas se sirven (...) pero todos sabemos que a nivel del sistema financiero se entra a un banco y ve máquinas no ve gente (...).
          Pastorino considera que la forma tradicional de aporte a la seguridad social, aportes patronales y personales, debe ser reanalizada.
          Por otro lado indicó que “el Estado debe contribuir a las finanzas de la Seguridad Social. En nuestro país yo diría que un 98% de quienes reciben beneficios de la Seguridad Social están recibiendo, salvo Caja Bancaria y Caja Notarial, digamos un subsidio estatal. El BPS tiene que recurrir a Rentas Generales en más de un 50% de su presupuesto”.
          “Todos sabemos lo que pasa con los servicios de retiro policial y militar que son altamente deficitarios. Más de 260 millones de dólares por año es el déficit o la contribución de Rentas Generales a ese tipo de seguridad social. En aquel proyecto hablábamos de esta posibilidad de replantearse formas de financiamiento, pensando precisamente en no tener que recurrir nosotros también al Estado”.
          El presidente señaló que hay muchos temas que el gobierno tiene que atender, “simplemente se trata de ver cómo los recursos que el equipo económico entiende en su propuesta política que hay para distribuir, cómo se distribuyen. Por lo tanto, nosotros queremos no ser un problema para Rentas Generales, pero evidentemente que, por lo menos en forma transitoria va a tener que existir si no se toma ninguna de las propuestas nuestras”.
          En  el  proyecto  de Reforma Tributaria tampoco aparece  el impuesto a las transacciones financieras, por lo que se manifestó la preocupación al equipo económico.
          En la propuesta del 2001 también se planteaba una rebaja de las pasividades, que también tenía como objetivo que las empresas pudieran pensar en un mediano y largo plazo rebajar los aportes a la Seguridad Social yendo a una sustitución paulatina.
          Por otro lado, también se requeriría para las mujeres un incremento de los años trabajados y de edad para jubilarse.

  • El Convenio bilateral en marcha

          El Poder Ejecutivo realizó un convenio entre la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) y la Facultad de Economía para analizar la situación, dado que el Ejecutivo quiere un informe externo. Pastorino señaló que el análisis al que puedan llegar están en condiciones de hacerlo.
          La principal dificultad que se señala es el acceso a la información, “por ejemplo correspondería que estuvieran afiliados a la Caja todos los trabajadores del sistema financiero. Si vamos al Instituto Nacional de Estadística nos dice que figuran 18.700 trabajadores en el sistema financiero, pero si venimos a ver cuántos están afiliados a la Caja Bancaria hay 12.000 afiliados. Nos compete analizar que esos 6000 trabajadores deberían estar aportando a Caja Bancaria”.
          Pastorino señaló que para producir mejores propuestas necesitan la información, tanto del Ministerio de Trabajo, como del Banco de Previsión Social y del Banco Central.

  • La propuesta de la Asociación de Bancos

          La Asociación de Bancos también realizó un planteo que no se comparte, que consistía en realizar un tránsito hacia las AFAP, hacia un régimen general.
          La Asociación de Bancarios del Uruguay (AEBU) también manifestó su rechazo. Pastorino señaló “si hablamos de una institución privada, acá tenemos un ejemplo. Por qué no fijarse en Caja Bancaria si queremos demostrar que es posible administrar en forma privada, sin fines de lucro. Acá nunca se les cobró a los trabajadores comisión por tener a resguardo sus aportes de toda la vida y se les asegura a los trabajadores la pasividad hasta el último día de su vida, cosa que las AFAP no aseguran, lo hacen a través de una compañía de seguros cosa que la Caja nunca necesitó”.
          El presidente considera que otro hubiese sido el destino de la Seguridad Social si hubieran proliferado los ejemplos de la Caja Bancaria en otras ramas de actividad. “Hubieran podido preservar, haber puesto a resguardo de la politiquería y de las cooperativas electorales, que para eso sirvió la seguridad social, el Banco de Previsión Social y las anteriores Cajas, sirvieron para eso para los partidos tradicionales”.

(1)  Historia de la Institución


 

     
     

Caja de Jubilaciones y Pensiones Bancarias - Uruguay